Historias Mexicanas

Cuentos y Relatos de México

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra
Historias Mexicanas

Historias Aleatorias

LAS VISITAS DE MI MADRE A LA TUMBA DE “EL CHINITO”

LAS VISITAS DE MI MADRE A LA TUMBA DE “EL CHINITO” EN EL PANTEÓN MUNICIPAL No. 1 DE LA CIUDAD DE CHIHUAHUA. Por: Román Corral Sandoval. I.- El Panteón Municipal No. 1. En el Panteón Municipal No. 1, de la Colonia Dale, de la Ciudad de Chihuahua, ligado también a mis recuerdos de infancia, en operación desde finales del Siglo XIX, fue sepultado en el patio 35, fosa 1903, mi hermano Alfredo, fallecido el 24 abril de 1952, conocido en el entorno familiar como “El Chinito”. Este entierro se realizó sin la presencia de mi padre; a su tumba no se le puso lápida de mármol por falta de recursos económicos por lo que, transcurrido el tiempo, ni mi madre sabía exactamente su loca...
Leer Todo el Cuento...

LA CAPITAL DEVASTADA.

_ ¿Cómo llegamos a esto? – Se preguntaba Alberto, un joven profesionista. Tenía la mirada perdida en la humareda que se veía dos cuadras adelante. Sus ojos reflejaban tristeza y dolor. Nada podía hacer él, era ya parte del juego. Su ciudad, aquella que hace un año apenas, fue una ciudad turística, una de las más importantes del país, era ahora un manojo de ruinas con sus edificios emblemáticos incendiados, derrumbados o destruidos por el fuego. La humareda era reciente. Venía de la biblioteca pública, un edificio histórico recién remodelado cuando empezó el disturbio. Había escapado a los daños ocasionados al Monte de Piedad, ubicado enfrente; pero ya no. Apenas unas...
Leer Todo el Cuento...

Luces de la Ciudad

Enrique Patricio, con su estatura más alta que las cumbres y los cientonueve años de infancia, se acuesta a dormir a la una de la mañana en cualquier banca dentro de la estación de ferrocarriles donde termina la calle de Constitución. Sus muchos nietos le hacen saber en sueños la preocupación por estos rescoldos del espíritu que suplen su ceguera, “¿Por qué te arriesgas a caminar en esta peligrosa ciudad en la noche?”. Pero Enrique Patricio ha caminado cada dirección de esta ciudad desde que tiene memoria y él cree que el Dios de sus ancestros lo protege, le brinda un traje como la cal muerta en las palmeras y entonces, por milagroso que pueda parecer, nunca ha sufrido un ra...
Leer Todo el Cuento...

LA COSECHA DEL VIENTO

Corría el año 1920; entonces yo tenía siete años y mi hermano Maximiliano ocho. Vivíamos con mis padres en La Labor, una hacienda de la Casa de Aguirre, que mi papá administraba. Anexa a la hacienda se encontraba la tienda de raya. Esa época todavía estaba convulsionada por los rezagos de la revolución y el fin del porfiriato, así que de vez en cuando se oían gritos de vivas o mueras, ya fueran a Madero, a Zapata o a don Porfirio. ...
Leer Todo el Cuento...

El Origen

México, D.F., 11 de Agosto del 2015. Glorieta de Insurgentes. 14:15 p.m. En la última hora se han reportado una serie de asesinatos perpetrados sin motivo alguno, según las declaraciones de los detenidos. Oficiales de policía quedaban anonadados al observar como la gente, de un momento a otro, se mataba mutuamente. ...
Leer Todo el Cuento...

CODICE BIZNAGA #112

Según los ritos del embalsamiento, su cuerpo bajaría a la cámara mortuoria teniendo por fiesta los jarrones conteniendo cabezas cortadas. En espera de la escribanía que le atesore marfiles lunas, en espera del ancestral saqueo por parte de los profanadores. En espera... ...
Leer Todo el Cuento...

Tlatelolco 68

La oxidada chicharra finalmente emitió sus estruendosas pero anhelantes ondas a través de las sobrecargadas aulas de la escuela primaria Revolución, haciendo vibrar hasta los mismos muros. ¡Chido! Ya son las dos de la tarde. Grité feliz por sentirme libre, mientras mis impacientes manos amontonaban los útiles nuevamente forrados dentro del destartalado pupitre de aserrín prensado. -¡Oscar!, ¡Oscar Medina! Llamaba incesante la arcaica maestra con su voz de pito al sostener de forma amenazante la enorme regla “t”. –Sí señorita profesora. ¿Pa’ qué soy bueno? “El próximo lunes quiero sin falta sobre mi escritorio tres cuartillas con la siguiente oración: No debo de...
Leer Todo el Cuento...
 

ocasos manzanillo 09 (91).jpg
Banner