Historias Mexicanas

Cuentos y Relatos de México

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra
Historias Mexicanas

Historias Aleatorias

El sombrero de Ignacio

Una historia de enamoramiento provocada por un sombrero María, con ese resplandor que siempre la distinguió del resto de la gente, además de parecer que la vida entera la llevaba paso a paso en las nubes de una vida de ensueño; gustaba de pasar las tardes devorando hojas de libros ajenos, prestados por el destino que los colocaba a su alcance en la biblioteca, entre las cosas viejas del cuartito de atrás de su casa o en el buró de su abuelo; y que la transportaban a lugares extraños, lejanos e inexistentes, o quizá tan reales que sólo seres predichos, especiales y fervientes como María, eran capaces de ver. Sentada ...
Leer Todo el Cuento...

Convivencia en Sociedad

UN DÍA MAS 6 de la mañana, suena el despertador. De un manotazo lo apago. Agonía repetitiva. Un día más inicia. Vuelta a la rutina. Es cosa de no acabar. Lo mismo, siempre lo mismo. La patética rueda en continuidad. Directo al baño, ideal para terminar de despertar. Cómo disfruto el momento. El agua corriendo por mi piel. Refrescante recordatorio de que sigo viva, aunque a veces no lo parezca. Después del desayuno, casi siempre café, inicia el ajetreo. A vestirse y salir disparada. Lidiar con el tráfico de la ciudad, traumático especialmente en las horas pico. Estresante a más no poder. Si ya sabemos, y si...
Leer Todo el Cuento...

QUERÉTARO

LA PERLA DEL BAJIO “Vi un poniente en Querétaro que parecía reflejar el color de una rosa en Bengala…” Jorge Luis Borges “El Aleph” Queréndaro o Crettaro, “lugar de peñas” para los purépechas de Michoacán. Se podría decir que allí nació, si no la ciudad, sí su nombre, concretamente en lo que hoy se conoce como La Cañada a pocos km de esta hermosa ciudad, Santiago de Querétaro. El día que en realidad descubrí esta ciudad, todavía está por llegar, y parecerá una contradicción, pero ambos sabemos que no lo es. Conocerla, afortunadamente siempre será una tarea impo...
Leer Todo el Cuento...

RENACIMIENTO

Ciudad de Francia. Año tres después del 2100. Días Claros.La prensa parisina esta desconcertada, al igual que los cuidadores del viejo museo de arte antiguo, el penacho de Moctezuma se desvaneció de las vitrinas, no hay huellas digitales, ni rastro alguno, la policía investiga. Ciudad de México. Año tres después del 2100. Días oscuros.El sol esta ausente y lo estará por los seis meses siguientes. Armando, un viejo trabajador de el World Trash Center, antes World Trade Center, antes Hotel de México, se ponía sus botas de caucho mientras veía a través de la ventana de su departamento ubicado en la colonia Nuevo Mixcoac. Todavía tuvo la fortuna de ver los volcanes, de ver las f...
Leer Todo el Cuento...

Tríptico: Por ti perdí la cabeza

El malestar se conoce como “han” y se refiere a la impotencia para escribir la más vaga sentencia, precisamente cuando la inspiración da vueltas erróneas dentro del laberinto de la mente. La historia entra a un corredor sin salida. Eva Talavera probó redactar su prefacio en el renglón dañado desde varios ángulos, incluyendo exóticos puntos de vista en primera persona o el intruso narrador en off, como se anula el silencio en el cine, pero la novela no adquiría sentido. El título era perfecto: “Los elementos del reino”. Sí, luchaba por oírse fuerte y claro y, con ese esfuerzo, Eva no quiere parecer mil veces callada. Mientras tanto, Literatura se ha vuelto una mala pala...
Leer Todo el Cuento...

En la explanada de todos.

Estábamos en un burdel naciendo de entre las horas. No se como paso, ni se como pasaron las cosas, pero pasaron.Había una adicción en la explanada de todos. Pasaban LSD. Dos de la tarde y mi cerebro caminaba.Solo había risas y llanto, cambio y resignación. ¿Como pasan las cosas? Aun no lo sé pero pasan. Caminaba por la calle amarilla y grisácea y mi vida se acortaba, pasaban los perros con corbatas y gatos con zapatos a mi lado, títeres que se quieren convertir en titiriteros, creciendo entre el lodo, agarrándose de ingenuidades desnudistas, burlándose de la verdad y criticando tontamente a la ciencia. Sentía repugnancia hacia mi prójimo y hacia mi mismo porque no hacia nada má...
Leer Todo el Cuento...

LA CAPITAL DEVASTADA.

_ ¿Cómo llegamos a esto? – Se preguntaba Alberto, un joven profesionista. Tenía la mirada perdida en la humareda que se veía dos cuadras adelante. Sus ojos reflejaban tristeza y dolor. Nada podía hacer él, era ya parte del juego. Su ciudad, aquella que hace un año apenas, fue una ciudad turística, una de las más importantes del país, era ahora un manojo de ruinas con sus edificios emblemáticos incendiados, derrumbados o destruidos por el fuego. La humareda era reciente. Venía de la biblioteca pública, un edificio histórico recién remodelado cuando empezó el disturbio. Había escapado a los daños ocasionados al Monte de Piedad, ubicado enfrente; pero ya no. Apenas unas...
Leer Todo el Cuento...
 

ocasos manzanillo 09 (88).jpg
Banner